BIENVENIDOS !

Palabras del Director General - 15 de septiembre 2019

Fiel a la tradición de recibimiento de las instituciones francesas en el extranjero, el Liceo Franco-costarricense es reconocido por el Ministerio de Educación Nacional y tiene un convenio con la Agencia para la Enseñanza Francesa en el Extranjero (AEFE).

Escolariza más de 1.000 alumnos y participa plenamente en la red internacional de liceos franceses presente en 137 países en el mundo.

30 años de la AEFE

Un día en el Franco

El Liceo!

Recibe diariamente más de 20 nacionalidades diferentes en sus aulas, el Liceo Franco-Costarricense establece afinidades duraderas entre los alumnos franceses y extranjeros.

+
0
ESTUDIANTES
+
0
NACIONALIDADES
0
%
ÉXITO EN BACHILLERATO
+
0
PERSONAL

Testimonios de nuestros Ex-Alumnos

Que se dice de nuestra institución

Natalia Baldizon 1

Natalia Baldizon

GENERACION 2017

“Cursé toda mi educación en el Franco; desde la maternal hasta Terminale crecí con los mismos compañeros. El liceo fue maravilloso, especialmente los docentes más estrictos, porque me asesoraron y me orientaron bien. Tomé la decisión de ir a Francia en noveno, luego en Terminale tuve dudas porque mis padres no estaban seguros de esta decisión. Ahora estoy estudiando derecho en Bordeaux. Es una disciplina en la que vale la pena aventurarse, hay muchas oportunidades además de la profesión de abogado. Estudio sistemas legales en francés y español, lo que abre perspectivas en países francófonos e hispanohablantes. El Franco me dio una importante apertura cultural en comparación con otros jóvenes de mi edad. Recibí buenas bases para la universidad en Francia y Costa Rica y conocer dos sistemas diferentes me permitió construir un método de trabajo propio. Creo que ir a Francia trae más ventajas que quedarse en Costa Rica y si se tiene un proyecto profesional internacional, es esencial. “

64597103_10155979453806883_6727594252278169600_n

Claudia Barrionuevo

GENERACION 1977

La obra de teatro de Claudia Barrionuevo, “No Matarás”, estába en cartelera del Teatro Espressivo hasta el 22 de septiembre de 2019. Dramaturga, directora de teatro, guionista de cine y televisión, y columnista de opinión (más de 500 columnas semanales publicadas entre 2004 y 2016 en el periódico La República), Claudia Barrionuevo es de la generación de 1977. Nacida en Buenos Aires, relata su llegada al Franco en Sexto grado, el año en que salió la primera promoción del liceo. Su familia venía de Colombia: “Después del Liceo francés de Bogotá, enorme y estricto, llegué a la Casa de los Leones, tan pequeña que las clases tenían lugar por turnos para tener acceso a las aulas. Después, en el liceo, ahora instalado en Concepción, elegí Ciencias para seguir a mis amigos, a pesar de que me aconsejaron la sección literaria. Hice una Terminale científica, pero desde entonces yo ya pensaba solo en el teatro”.
Claudia habla de su ingreso a la universidad a los 19 años: “Francia era el sueño de mis padres, todavía recuerdo sus discos de Piaf y de Trenet. Cuando me encontré sola en París, fue bastante complicado. Ciertamente estudié teatro en la Sorbonne, pero fue una formación esencialmente teórica”. Cuando se dio cuenta de que estaba aburrida, después de dos años, Claudia regresó a Costa Rica, validó sus equivalencias, terminó la carrera y estudió por fin dirección teatral.
Claudia estima haber recibido una buena formación en el Franco: “La forma de pensar francesa, con cierto nivel de exigencia y orden, nunca me ha abandonado: soy muy sistemática en mi trabajo. La adquisición de esta mecánica intelectual ha sido de una gran ayuda en el ejercicio de mi profesión”. Claudia conserva de sus estudios en el Franco el recuerdo de profesores “de muy buen nivel” y que “fumaban en clase”. Este ambiente serio pero bohemio, en la continuidad de la educación liberal recibida de sus padres, le correspondía: “la mezcla social del liceo fue importante para mí. Existía una cierta homogeneidad ideológica. Hablábamos de todo. Un docente era homosexual, era normal. Se trataba de una apertura que mis hermanos y hermanas, que no estudiaron en el Franco, no conocieron en la Costa Rica de aquella época. Esta conciencia humanista de izquierdas contribuyó decisivamente en mi formación”.

54604

Rodolfo Arias

Ex-alumno, generación que inició en 1968

“Cuando matricularon a Rodolfo Arias en el Franco, era aun estudiante de Primaria del Edificio Metálico en San José, la Escuela Buenaventura Corrales. De hecho, lo primero que aprendió a decir en Francés fue “métallique”. Se lo pregunté a uno de sus profesores de francés, que no hablaban Español, en las clases que recibía en La Casa de los Leones del Paseo Colón. De niño atravesaba caminando la ciudad de San José en las tardes, para recibir los cursos audiovisuales en el recién inaugurado Liceo Franco-Costarricense, al que entro en 1969. En el recorrido diario que hacia entre el Barrio Amón y el Paseo Colón debía pasar por la zona del Mercado Borbón. Le gustaba observar los diferentes puestos del mercado y hablar con los vendedores.” (más…)

foto Rina Caceres

Rina Cáceres

GENERATION 1973

Rina Cáceres est una exalumna de la generación que inicio en 1969. “Lo primero que aprendió a decir Rina Cáceres en trances fue: “La-bas c’est Paris” y “La-bas c’est la boulangerie”. Lo aprendió en 1967, el ano antes de entrar al Liceo Franco-Costarricense, en los cursos de la Alianza Francesa que recibió junta a un grupo de chicas y de chicos que aspiraban entrar en 1968. No lo olvida. Cuando se lo cuenta a sus colegas francófonos de distintas zonas del mundo, les da risa. Rina perteneció a esa primera generación de estudiantes del Liceo Franco-Costarricense y, de hecho, salió en una de las fotos que fueron publicadas en un periódico con motivo de la inauguración. Aunque ella recuerda ese tiempo coma un momento que implicó un muy alto nivel de tensión, reconoce la importancia del Liceo Franco-Costarricense coma un reto enorme y un proyecto importante.”